El Galeón de Manila en la historia de la Globalización

En el volumen monográfico La Ilustración Hispánica. Mestiza y Universal, editado por la directora de la Biblioteca AECID Araceli García Martín (Madrid, AECID, 2019), se publicó un breve ensayo mío titulado “El Galeón de Manila en la historia de la Globalización”. Presento a continuación un extracto del mismo.

Examinando la bibliografía específica sobre el Galeón de Manila, nombre que se daba a la nave que hacía anualmente el viaje entre Filipinas y México y que constituía sólo un tramo de la gran carrera que unía la península con Oriente como necesario eslabón de una comunicación intercontinental, se observa, sobre todo en las contribuciones más recientes, que la palabra ‘Globalización’, frecuentemente incluida en títulos de monografías y ensayos, adolece quizás de cierta monotonía, puesto que la mayoría de los textos tratan preferentemente cuestiones y problemas estrictamente inherentes al ámbito económico y de los mercados. Estas investigaciones relegan a un segundo plano, o bien no tratan, otros aspectos o perspectivas más estrechamente vinculados con la movilidad del pensamiento y las ideas albergadas en libros y personas. En definitiva, se confiere menor importancia al valor más propiamente cultural de la conexión marítima Filipinas–Nueva España–Europa. Por esta razón, en las siguientes páginas ofreceremos algunas breves reflexiones sobre ciertos aspectos del Galeón que trascienden los meramente mercantiles, a fin de contribuir al reconocimiento de su temprana manifestación y significado en la comprensión del fenómeno de la Globalización.

En el capítulo antemencionado presento una aproximación al tema en este sentido. En él menciono testimonios y crónicas como los del viajero y comerciante calabrés Gianfrancesco Gemelli Carreri lo definiría el viaje más largo y terrible de todos los que se hacen en el mundo. Gemelli, autor de un libro (Giro del Mondo, Nápoles, Giuseppe Roselli, 1699-1700, 6 vols.) en el que relata su periplo alrededor del mundo, dedica unos capítulos del libro tercero del tomo V (cap. I-VI) al viaje en el Galeón: describe la navegación desde Manila hasta Acapulco, pasando por las islas Marianas, donde la Nao solía atracar para abastecerse. Gemelli refiere también noticias e informaciones sobre los pasajeros del San José, pretextos para interesantes y en ocasiones divertidas digresiones.

El misionero Pedro Cubero, conocido por su Breve relación de la peregrinación que ha hecho de la mayor parte del mundo (Madrid, 1680), da noticia del viaje en el Galeón en un breve capítulo titulado “Cuenta el Autor la dilatada, y penosa navegación desde las Islas Filipinas al puerto de Acapulco, con lo más notable de ella”. Unas décadas antes, también el jesuita Pedro Chirino relató la penosa travesía en su Relación de las Islas Filipinas (1604): “en último de abril de este año de 1601 llegando el galeón de Nueva España en que venían los diez de nuestra Compañía al paraje de estas islas, se les cerró el tiempo con oscuridad de nieblas y aguaceros, de suerte que aunque tenían por proa y por los dos lados tierra no muy distante, apenas se descubría ni conocían que tierra fuese” (P. Chirino, Relación de las Islas Filipinas, Roma, Estevan Paulino, 1604, p. 139). 

Alejandro von Humboldt, describiendo en su Ensayo político sobre el Reino de la Nueva España la feria de Acapulco que se celebraba en ocasión de la llegada del galeón de Manila, escribe: “ordinariamente el número de los pasajeros es muy considerable, y de cuando en cuando es aún mayor por las colonias de frailes que España y México envían a Filipinas. El galeón del año 1804 llevó setenta y cinco, y por eso los mexicanos dicen que la nao de China carga de retorno plata y frayles” (A. von Humboldt (1811), Ensayo político sobre el reino de la Nueva España, México, Porrúa, 2004, p. 489). Precisamente los “frayles”, como es sobradamente conocido, desempeñaron un papel decisivo para establecer una primera relación entre Asia y Occidente que no fuese reducida sólo al mero intercambio de materias y objetos. El Galeón transportaba periódicamente integrantes de las más influyentes órdenes misioneras de la época: franciscanos, dominicos, agustinos y jesuitas. En 1588 desembarcaría del Galeón el misionero dominico Juan Cobo, uno de los más importantes estudiosos de la lengua china y pionero de la sinología occidental.

Muchos frailes contribuyeron al estudio de la realidad natural e histórica de Filipinas y Asia: Juan de la Concepción publica una decisiva Historia general de Philipinas (Manila, en la Impr. del Seminario Conciliar y Real de S. Carlos, por Agustín de la Rosa y Balagtas, 1788-1792, 14 vols.); el jesuita Murillo Velarde es autor de una Geographia Histórica en 10 tomos (Madrid, en la Oficina de D. Gabriel Ramirez, 1752), en la que se cristaliza su espíritu profundamente universalista, y una Historia de la Provincia de Philipinas de la Compañía de Jesús (Manila, en la Imprenta de la Compañía de Jesús, por D. Nicolás de la Cruz Bagay, 1749), así como de varios mapas de las islas.

El Galeón de Manila transportó hombres de fe, políticos, estudiosos, aventureros, científicos, y con ellos ideas y obras, funcionando como bisagra entre dos civilizaciones, la occidental y la oriental, las cuales están hoy en día destinadas a entenderse. Para evitar, pues, una globalización cada vez más abocada a una generalización tanto comercial como financiera, quizás sea relevante contemplar otro tipo de vinculación, fundada en una “universalidad” entendida como “fuerza viva de la humanidad y las culturas en su totalidad por cuanto centra sus lugares especiales compartidos de gran proyección y es razón de su encuentro más allá de las dualidades […]”,  una universalidad que no sólo es más general y penetrante sino que antecede y subsigue a la globalización (P. Aullón de Haro, “Asia y Occidente como perspectiva universal en la época de la globalización”, Cuaderno internacional de Estudios Humanísticos, 19 (2013), pp. 231). El estudio de la historia del Galeón de Manila desde las instancias de las Ciencias Humanas y no sólo de las Ciencias económicas podría arrojar nueva luz sobre una cuestión de urgente actualidad.

Enlaces de interés